Constitución (Chile)

El objetivo de esta web es mostrar una de mis grandes pasiones: las caracolas. Aquí enseño mi colección particular con la intención de ayudar a difundir la belleza de las conchas de los mares del mundo.

Soy un enamorado del mar –“nací en un largo país que mira al mar”– y he juntado desde hace años conchas y caracolas de todas partes y me aficioné por la conquiliología desde muy temprana edad.

Las playas de Constitución, Curanipe y Pelluhue, en la zona central de Chile, fueron el territorio de mi infancia y en ellas encontré los primeros tesoros que empecé a guardar.

 

“Cogió la caracola
que el mar había arrastrado hasta la playa
y en su interior encontró
mil palabras de amor
que se hacían canciones
al armónico ritmo que marcaban las olas…”

“Caracolas de amor”
de Quilo Martínez.

Un triste destino —la dictadura militar—  me forzó a abandonar Chile en 1976. Mi primera colección, tal vez la más valiosa para mí, quedó dormida entre muchos cajones que el tiempo se llevó consigo.
Radicado ya en Catalunya (España) empecé una nueva colección, la que ahora muestro. Son recién algo más de mil especies que he recogido, buscado, comprado o recibido como regalo de amigos, y que poco a poco iré presentando aquí.

El ritmo de trabajo ha bajado, la búsqueda de especies se ha hecho más difícil: una embolia me ha dejado paralizado el lado derecho del cuerpo, pero aún así mi amor por las caracolas y las conchas sigue vivo y me empuja a alimentar esta pasión día a día.

Quilo Martínez